Por esas fechas cuando salíamos a hacer deporte en bicicleta los sábados por la mañana, y me contaba de Gaby mi corazón se debatía entre la tristeza y la alegría, porque el hombre que más deseaba en el planeta estaba al mismo tiempo cerca.
Fuimos cambiando entre varias hasta la última que hicimos.Él jadeando de placer, se dejaba hacer y yo aprovechando la situación desabroche su short y al tocar por encima de su trusa mi corazón palpitó muy agitado al comprobar que tenía una hermosa y potente erección.Sergio dormitaba profundamente y yo acercándome lentamente a él comencé a acariciar su peludo pecho sintiendo la tibieza de su piel.Y entonces venida de lejos, anunciando a la pradera su refrescante caricia, la lluvia bajó suavemente hacia nosotros, y aumentando su potencia, nos obligó a refugiarnos bajo las protectoras y verdes ramas de un chat sexo con fto hermoso y antiguo árbol.Mi madre corrió en llanto a abrazarme, haciendo que una pila de gente se amontonara curiosa alrededor nuestro, y mi padre le daba las gracias a este taciturno pero bello joven que me había res*tado.Yo soy uno de ellos.Me dijo que debía limpiarse y que regresaba en un momento, yo lo esperé igual de relajado sin creer todavía lo que acababan de ver mis ojos.Se la había doblado el paraguas y estaba empapada.Debo luchar por él, estoy girando el volante, las llantas rechinan, qué es ese sonido?Esa era mi triste realidad, no me atrevía a confesarle mi osadía que yo en realidad era esa mujer de la que se estaba enamorando y compartía sus secretos y fantasías y me conformé a sentirlo mío por las noches a través de un monitor.Quién eres tu?- le pregunto aún mas extrañado que él, -Soy este chavo que está en medio de tus padres con las manos sobre este niño!Al rato ya estaba suelto y sin ningún perjuicio, tanto, que ya era él el que proponía posturas.
A mis 30 años la vida me parecía plácida y feliz, un ambiente que había ayudado a construir con mi esposo Sergio el amor de mi vida.




Tags Activos Agujeros del Culo Ass Holes Besos Negros Chats Eroticos Corridas Culos en Pompa Culos Tragones Culos Virgenes Folladas Gargantas Profundas Mamadas Masturbaciones Pajas Pasivos Polvos Postura del Misionero Postura del Perrito Relaciones Homosexuales Relatos Eróticos Skype WebCams.Pasaba el tiempo, y de repente al ir caminando serio y meditabundo hacia la casa que había compartido tantos años con él, y que ahora ya me lastimaba regresar, sentí una extraña presencia y un fuerte olor de la misma loción que Sergio usaba,.Pensé que te quitarías ese short para poder ver tus atributos de macho.La noche de ese viernes, el fin de semana anterior al re-inicio de clases y después de hacer violenta y apasionadamente el amor, Sergio se pasó largo rato acariciando mi desnudez y yo dormido sobre casi todo su cuerpo, me sentía en el paraíso.Yo era un chico de 19 años atractivo a mi manera, me llamo Gabriel, y mi fama de rompecorazones con los chicos gay, se vio destruida porque en cuanto supe de la existencia de este adonis, jamás pude ser el mismo.De acuerdo?- insistió ahora de una manera más serena, con una angustia reflejada en su guapo rostro- de acuerdo- le contesté dándome la media vuelta y regresando a mi aula escuché sus pasos alejarse.Marta quedó exhausta, sin embargo, como desesperada, tomó mi verga y comenzó a pajearme, pidiéndome leche, me pajeaba y me chupaba y yo no pude más, le aviséte acabo putitate acabo.Luego de eso viniste tú, una fuerza inexplicable me avisó que eras mi destino, pero ahora.Mi nca creí posible algún día llamar a alguien así, es increíble, una sensación intoxicante, yo que decía que jamás haría esto y ahora estoy casado con un buen hombre que me sabe querer, no cambio este momento por nada del mundo.Contigo?- y me contesta: -claro por qué no?Siento en su trato una calidez diferente, me trata como un valioso tesoro, y lo demuestra, me sonríe, me mira a los ojos de vez en cuando mientras maneja, me provoca, me toca una pierna, me acaricia el rostro.
Quise salir corriendo a buscarlo, pero no sabía a dónde, y mis lágrimas humedecieron con manchas oscuras la nota, desbaratando sus calcinantes palabras.
Cuando termina el beso muy a mi pesar, Sergio me abraza y me sonríe se acerca a mi y me dice al oído: -siempre quise hacerlo en el baño de un cine nene, por favor, cúmpleme mi fantasía!- Y sin más lo tomo.



Estaba a punto de hablar pero mi profesor me interrumpió: -Felicidades Gabrielito!
En eso suena el teléfono de mi habitación mi madre contesta y enseguida me pasa el auricular, -hola?- pronuncié esperando una respuesta, pero del otro lado sólo se oía estática y un sonido sordo y seco, y ahora la línea se corta y yo cuelgo.


[L_RANDNUM-10-999]