chat sexo gratis elchat

Este relato es real, me sucedió hace tres años, he tenido otros encuentros, no muchos y aun estoy pensando si seguir con estas exploraciones o dar por finalizadas y regresar a mi vida anterior.
Me inicie en el mundo gay solo hace 3 años.
Nos desnudamos, nos echamos en la cama, durante unos minutos nos exploramos, y finalmente me atreví a tomar su pene y metérmelo en la boca, como que la primera sensación no fue agradable pero no podía defraudar a mi primer amante, así que, sobreponiéndome.Lo fui a visitar a su trabajo, conversamos y ahí mismo quedamos en tener un encuentro en un hotel gay de nuestra ciudad.Me di cuenta que había rastros de sangre, cosa que lo comente y él me contesto que podía sentirme realizado pues había sido desvirginado como mujer, con sangrado inclusive, cosa que me causo mucha gracia.Bueno eso era yo hasta que comencé a visitar esta página, y darme cuenta que tal vez sería interesante explorar chat mujeres separadas otros placeres, sin que esto afecte a mi familia.Para esta ocasión, fue provisto de gorro, y lentes oscuros para no ser reconocido por algún conocido.Me pidió que adoptase la posición de perrito (en cuatro patas lo que hice inmediatamente y finalmente recibí mi tan ansiada presa, dentro de mí, No era un pene grande, más bien mediano, que dado la antesala no encontró en mi ano mayor resistencia.Me metió uno, luego dos y tres dedos, con cierta dificultad.Como un juego ingrese a Chats Gay y adoptaba el rol de un gay pasivo y excitaba a mis interlocutores.En ese momento me tenso, a lo cual él me dice que me relaje, que me gustaría lo que haría, y así lo hice.El sabia de la condición virginal de mi ano, por lo que lo hizo con mucha paciencia.Luego nos besamos un largo rato, me beso y lamió mis tetillas, eso fue una sensación que disfrute por primera vez, yo tengo un tanto desarrollado los pechos, tanto así que en el colegio me fastidiaban por eso, pero en esa ocasión como nunca agradecí.Luego de una pequeña conversación accedí, la verdad yo deseaba ser penetrado por primera vez lo antes posible, sentirme ser poseído por un hombre como cualquier hembra arrecha, y así lo hicimos.
Mientras me penetraba me besaba la nuca, cosa que me gustaba bastante.




Habíamos conversado con anticipación que por seguridad debíamos usar preservativos, pero al acercarse los momentos precisos, me hablo y me convenció que lo deje penetrarme sin protección.Luego de esa cita, tuve dos mas con él pero esa es otra historia.Share this on WhatsApp, en la actualidad tengo 51 años de edad.Ya cuando deje su miembro totalmente erguido, el me pidió me eche de boca abajo, lo que obedecí inmediatamente, en eso siento que me acaricia las nalgas, sus manos urguian en los alrededores de mi ano, hasta que siento de me introduce un dedo.Espero que les haya gustado, espero sus opiniones.Soy un hombre casado y tengo tres hijos, toda mi vida he sido heterosexual, y para mí era impensable explorar mi lado femenino, al azar de sexo en vivo no puedo negar que de chico en mi soledad alguna vez me introduje algunas cosas por el ano, pero no sentí mayores.Me penetro en varias poses, mientras tanto mi esfínter lo estrujaban en mi interior.Me gusta / No me gusta, share this on WhatsApp).El nivel de excitación en esos momentos era alto, por el hecho de hacer algo prohibido, finalmente luego de tanta insistencia, accedí.Así siguió esto hasta que en una ocasión encontré una persona que me hablo de manera diferente, invitándome a conocerlo personalmente.
Nos encontramos y no dirigimos raudamente al lugar mencionado, esta demás decir que la vergüenza me embargaba, pero mi arrechura era mayor, luego de de pagar la habitación subimos y finalmente nos encontramos los dos en la habitación.




[L_RANDNUM-10-999]